Banesto acumula 109 sentencias en contra

El Juzgado de Primera Instancia número cuatro de Valencia ha estimado la petición de una pyme de anular el coste de cancelación de un swap, que ascendía a 116.000 euros.

Banesto, a través de su gestor, solicitó a la afectada, en 2005, que suscribiera un contrato de permuta para asegurar el coste financiero de la empresa. El coste nominal del swap era de 2.400.000 €.  El producto se llegó a liquidar y sustituir hasta en tres ocasiones por iniciativa de Banesto.

La empresa afectada, valorada en unos treinta millones y que tiene negocios en tres países, con más de 650 empleados, solicitó la nulidad del producto por error y vicio del consentimiento, reclamando el reembolso de las liquidaciones negativas.

La Juez ha desestimado la petición ya que en un primer momento la empresa rechazó la contratación del producto y no aceptó hasta un mes después, tiempo suficiente para informarse sobre el producto; sobre todo porque esta dispone de un departamento financiero que podía estudiar el IRS sin dificultad. Además, otra pyme del grupo empresarial del que forma la afectada ya tenía contratado el producto.

Asimismo, dado el volumen de endeudamiento que maneja la empresa, la información ofrecida por el empleado de banca acerca de la tendencia alcista de los tipos y la finalidad de la permuta es correcta, ya que eliminaba total o parcialmente la incertidumbre del cliente, que en este caso suponía una alta cuantía.

Por otro lado, el Juez ha estimado la pretensión de cancelación del swap sin coste adicional debido a los desequilibrios entre las partes que presentaba el contrato, el cual permitía a la entidad pero no al cliente cancelar el producto sin costes.

En San Vicente del Raspeig (Alicante), el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número tres ha estimado la nulidad por error y vicio en el consentimiento que solicitó una pyme.

El producto, como en otros casos, fue presentado como un seguro de cobertura en relación con los intereses del leasing que tenía contratado la empresa.

El empleado de la sucursal le recomendó el swap para intentar estabilizar los tipos variables, lo cual contradice la clausula que declara que el cliente elegía de manera libre y por iniciativa propia el producto. A esto hay que añadir, que el principal problema es que el propio empleado desconoce toda la información acerca del funcionamiento del swap, afirmando que este no es un producto financiero complejo, sino un seguro.

Por último, la permuta fue contratada tras unas breves charlas, sin aportar documentación o folletos informativos y sin explicar los gastos de cancelación.


Dirección Letrada: Javier Millet Sancho
Perito: David García Muntané
Banco: Banesto
Producto: Swap
Perfil: Pyme
PDF: S_120117_BANESTO_JPI4_VALENCIA_PYME_SIN.pdf


Dirección Letrada: Javier Millet Sancho
Perito: David García Muntané

Banco: Banesto
Producto: Swap
Perfil: Pyme
PDF:S_121211_BANESTO_JPIEI3_SAN_VICENTE_RASPEIG_PYME_SIN.pdf