Banco Santander hizo firmar a una pequeña empresa dos contratos completamente distintos. Además, sabía perfectamente que la permuta financiera no le era adecuada bajo ningún concepto. Aun así le coloco el swap, que le originó unas pérdidas cuantiosas.

Una PYME ha logrado que el Banco Santander le devuelva los más de 86.000 euros que tuvo que pagar a la entidad financiera en concepto de liquidaciones negativas por la contratación de una permuta financiera.

La sentencia, emitida por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Arenys de Mar (Barcelona), afirma que la pequeña empresa no recibió “una información clara, completa y oportuna” sobre el swap. La empresa alegó durante el juicio que si el Banco Santander le hubiera informado correctamente sobre las características y riesgo de la permuta “no habría firmado el contrato nunca.

Anteriormente, la PYME había firmado un contrato completamente diferente. El juez considera que la empresa no se queja por tener liquidaciones negativas, sino por el hecho de ser dos contratos completamente opuestos, suponiendo el segundo un gran beneficio para el entidad bancaria.

Banco Santander realizó un supuesta “evaluación” del cliente, en la que se informó de que “la realización de esta operación no era conveniente ni adecuada” para la empresa. A pesar de esto, Banco Santander vulneró la Directiva pues “admitió la renuncia de la empresa cuando no había garantías razonables de que hubiese comprendido el producto”.


Dirección letrada: Jordi Masnou i Ridaura
Banco: Banco Santander, S.A.
Producto: Permuta financiera
Perfil: PYME
PDF: S_121203_BSANTANDER_JPIEI4_ARENYS_DE_MAR_PYME_SIN.pdf