Nueva sentencia contra el Banco Santander por un collar que colocó a un particular y que en la primera liquidación tuvo que pagar más de 3.000 euros. El juez entiende que si el banco no es el que proporciona la información sobre los tipos, los ciudadanos están a expensas de los medios de comunicación.

Un cliente del Banco Santander ha logrado conseguir la cancelación del contrato del Collar que contrató en abril de 2008. Además de esto, la entidad bancaria que les colocó la permuta financiera deberá devolver los importes resultantes de las liquidaciones negativas.

Para el Juzgado de Primera Instancia número 11 de Las Palmas de Gran Canaria ha estimado la demanda del cliente particular por entender que el consentimiento “estaba viciado por las afirmaciones contenidas en la venta y contrato del producto”. Además, el juez tiene en cuenta algunas de los fragmentos del contrato: “Este producto es consistente con una visión alcista de los tipos de interés”, algo que el Banco sabía que no iba a ocurrir y que ocultó a su cliente.

El cliente firmó el contrato confiando en lo que le contaba la entidad financiera. Sin embargo, de lo que nunca le informó Banco Santander era que en la primera liquidación podían tener un resultado negativo de más de 3.000 euros.

Para el juzgado, es lógico y normal que un ciudadano medio no supiera que la subida de tipos se iba a parar; mientras que los expertos sí lo sabían. Considera el juez que los ciudadanos sólo pueden llegar a saber las variaciones y previsiones de los tipos de interés a través de los medios de comunicación, quienes reciben la información a través de los expertos. Por ello, cree que si los expertos no advierten sobre una caída de los tipos, los ciudadanos no tienen posibilidad de saberlos.


Dirección letrada: María Eugenia Espinosa Vega
Banco: Banco Santander, S.A.
Producto: Collar
Perfil: Particular
PDF: S_130205_BSANTANDER_JPI11_LPGC_PART_SIN.pdf