La jueza considera que los contratos de las permutas financieras son de difícil comprensión. Los swaps requieren de una “información clara, precisa y sin omisiones significativas”. En este caso, las cláusulas eran “oscuras”.

Una sociedad anónima ha logrado anular su permuta financiera firmada con Banesto en enero de 2007. Además de esto, la entidad de crédito deberá devolver el importe de todas las liquidaciones cobradas a la empresa, en total unos 85.000 euros.

La sentencia, emitida por el Juzgado de Instrucción número 3 de Inca (Palma de Mallorca), considera que este tipo de productos están regulados bajo contratos de difícil compresión. Por ello, la jueza considera que Banesto debió haber ofrecido una “información clara, precisa y sin omisiones significativas. Por otra parte, la sentencia afirma que para este producto es necesario ser un especialista financiero para contratarlo.

En el contrato hay, según la magistrada, cláusulas “oscuras y de difícil entendimiento”. De las que Banesto no dio al administrador de la empresa ninguna “formación específica”. Banesto no contribuyó a que la empresa comprendiera correctamente los riesgos y características de la permuta financiera.

La jueza remarca que la empresa era un cliente habitual de esta sucursal de Banesto. Esto hizo que la empresa rebajase las precauciones a la hora firmar, pues había una “confianza y relación entre las partes”. La sentencia afirma que la empresa se bajó su nivel de alerta y se vio, más tarde, defraudada por Banesto.


Dirección letrada: Carlos Hernández Guarch
Banco: Banesto, S.A.
Producto: Swap
Perfil: Sociedad Anónima
PDF: S_121217_BANESTO_JPI3_INCA_SA_SIN.pdf