Primera condena contra Caixa Terrassa, englobada ahora en Unnim. La empresa que contrató el swap obtuvo unas pérdidas de 10.792 euros por una permuta de mayor duración que los créditos que tenía con el banco. La información que dio Unnim fue parca, según la jueza.

Unnim ha sido condenada a devolver más de 10.000 euros a una pequeña empresa por las liquidaciones que le cobró por la una permuta financiera contratada en 2008. El banco, a través de Caixa Terrassa, ofreció sin información un producto poco adecuado a las características de la empresa.

Para el Juzgado de Primera Instancia número 33 de Barcelona, las características del contrato que firmaron la entidad bancaria y la empresa no se ajustaban a las necesidades de esta última. Unnim fijó un plazo de vencimiento al swap más allá de la finalización de dos créditos que la empresa tenía el cliente.

La magistrada tiene claro que la entidad bancaria no cumplió con su deber en la fase precontractual. Unnim no dio una información “clara y exhaustiva” al cliente ni una copia del contrato antes de la firma del mismo. La sentencia cree que la “parquedad” de la información se volvió a repetir en la redacción del contrato ya que estaba “plagado de generalidades, inconcreciones y carente de exhaustividad”. Además, el banco no realizó ningún testo de idoneidad o conveniencia a la empresa.


Dirección letrada: Roberto Toro Pujol
Perito: David García Muntané
Banco: Unnim Caixa, S.A. (Caixa Terrassa)
Producto: Swap
Perfil: PYME
PDF: S_121122_UNNIM_CTERRASSA_JPI33_BARCELONA_PYME_SIN.pdf