Bankinter además de colocar un clip, hizo firmar a la empresa dos préstamos para que pagase las liquidaciones del swap. Su imposibilidad, le llevó al registro de morosos. La justicia, ahora ha anulado todos contratos firmados entre al empresa y el banco.

La Audiencia de León ha vuelto a condenar a Bankinter por la comercialización de sus Clips. En este caso, la entidad financiera colocó una de sus permutas financieras a una pequeña empresa, además de dos créditos para pagar las cuotas del clip.

La empresa sufrió un engaño mayor por parte del banco. Además, de las liquidaciones negativas que recibió por el swap, Bankinter forzó a la empresa a que contratase un préstamo por un importe de 11.500 euros. Según la sentencia, la empresa creía que el contrato de la permuta había finalizado. Sin embargo, no fue así y volvió a tener pérdidas por un importe mayor que tampoco podía pagar. Una vez incluida la empresa en el registro de morosos, Bankinter volvió a ofrecerle otro crédito de 65.000 euros en el que se incluía la cancelación del clip y del préstamo anterior.

La sección primera de la Audiencia fundamenta su sentencia en la imposibilidad de considerar como información las cláusulas del contrato. Para los magistrados, las alegaciones de Bankinter en la que afirma que “el cliente debe leer aquello que firma” no pueden ser tenidas en cuenta ya que la contratación de las permutas “esta reglada” y el banco informe correctamente sobre ellas.

Además, los magistrados consideran que las cláusulas de los contratos son “estipulaciones y nunca información”. Según la sentencia “cuando a uno de los contratantes se le imponen unas obligaciones de informaciónno las puede cumplir con los términos del contrato, “pues no habría información previa, sino coetánea”.


Dirección letrada: Bernardo L. García Angulo
Banco: Bankinter, S.A.
Producto: Clip
Perfil: PYME

PDF: S_121012_BANKINTER_AP1_LEON_CONFIRMA_120227_JPI7_LEON_PYME_SIN.pdf