Dejamos atrás el 2012 con más de 1.000 sentencias favorables a los afectados y, sobre todo, con las sentencias del Tribunal Supremo que claramente señalan que el incumplimiento de normativa imperativa (LMV, Mifid) será castigado con la nulidad de los contratos bancarios.

Nos seguimos enfrentando con la terquedad de las entidades que nos obligan a recurrir a los tribunales de justicia por algo que es, a todas luces, evidente: la comercialización engañosa de miles de productos tóxicos. Además, surgen nuevos afectados, los swaps ya son minoritarios: preferentes, estructurados, hipotecas multidivisa… son sólo unos pocos ejemplos de las barbaridades que se han cometido en aras de seguir manteniendo ratios de solvencia a costa de los ciudadanos.

Nos enfretamos además a las nuevas tasas judiciales que supodrán sin dudas un nuevo obstáculo en la defensa de nuestros intereses. No debe ser, sin embargo, motivo suficiente para dejar de reclamar nuestros derechos. Los clientes bancarios seguiremos luchando en este 2013 que empieza como el primer día, sólo así conseguiremos que las entidades nos traten con la honestidad y el respeto que merecemos (y que están obligados por Ley).

En este año de crisis, el Sistema ha decidido salvar a las entidades financieras, nosotros seguiremos trabajando por salvar a los clientes bancarios del daño sufrido. No estás sólo, estamos contigo y con los miles de afectados por productos tóxicos.