La entidad comercializó el swap sin informar sobre los posibles riesgos del producto. Además, el director de la sucursal ha reconocido que el producto ya tenía un valor negativo para el cliente en el momento de la firma.

El Juzgado de Primera Instancia de Santander número 8 ha condenado a La Caixa, ahora Caixabank, por no ejercer su deber de diligencia informativa a la hora de ofrecer un producto financiero de alto riesgo.

El cliente recibió la oferta de permuta financiera después de que acudiera a su sucursal por otro motivo. El director, con el que guarda parentesco indirecto, le sugirió el IRS como un producto beneficioso que le cubría de la posible fluctuación de los tipos variables.

El director ha admitido que durante la contratación no realizó ningún tipo de simulación sobre los posibles escenarios ni riesgos; tan solo informó de la existencia de liquidaciones negativas o positivas y entregó un folleto informativo. Tampoco advirtió del coste de cancelación y la suma a la que podía ascender. Además, ha reconocido que el producto, al tiempo de la firma, tenía un valor negativo para el cliente.

Cuando al cliente se le entregó el contrato, intentó leerlo, pero al ver que no lo comprendía le pidió asesoramiento al director. Este le comunicó que el documento no decía nada más allá de lo explicado, que era una cobertura.

Meses después, el cliente, alertado por la prensa de los riesgos del producto, se dirigió a su sucursal para solicitar la cancelación del producto. La entidad le comunicó que el coste de cancelación estaba entorno a los 5.000 o 6.000 euros. Tras esto, interpuso una denuncia al Banco de España, que la declinó afirmando que no observaba ningún quebrantamiento de las normas de transparencia y protección a la clientela, ni tampoco malas prácticas.

Más tarde, el producto, que hasta ahora no había generado ningún tipo de liquidación, realizó liquidaciones negativas mensuales por valor de 200 euros, alcanzando la cifra de 6.500 euros. Finalmente, tras tres años de liquidaciones y reclamaciones, el cliente decidió subrogar el préstamo a una tercera entidad y pagar la cancelación anticipada por un coste de 2.600 euros.

El Juez ha anulado el contrato por error y vicio en el consentimiento debido a la falta de información previa a la contratación de un producto especulativo, de alto riesgo y complejo. Además, considera que la entidad tenía conocimientos suficientes para predecir la evolución del Euribor, por lo que piensa que el Banco pudo actuar en propio beneficio y no por el interés de su cliente, el cual era minorista.


Dirección Letrada: Pilar Lanza
Banco: La Caixa
Producto: Swap
Perfil: Particular
PDF:S_121126_CAIXABANK_JPI8_SANTANDER_PARTICULAR_SIN.pdf