Banesto demandó a una empresa para cobrar el dinero de las liquidaciones resultantes de la permuta financiera. La empresa creía que estaba contratando una especie de seguro. La jueza cree que los swaps son productos puramente especulativos.

Banesto ha vuelto a ser condenado en Madrid por la comercialización de permutas financieras. En esta ocasión, la entidad financiera colocó en marzo de 2010 una swap a una sociedad anónima. Banesto demandó a la empresa por el impago en las liquidaciones, pero la jueza considera que la venta del producto no fue la correcta.

El Juzgado de Primera Instancia número 21 de la capital ha considerado que la empresa afectada era minorista. Banesto, por ello, debía haber informado mejor al cliente sobre las consecuencias y características del producto contratado. La jueza cree que las permutas financieras son un producto “pura y exclusivamente especulativo.

La sentencia estima que la empresa no poseía los conocimientos básicos financieros. Por lo que no entendió bien qué era lo que estaba contratando. La empresa creyó que estaba contratando un seguro, algo que fue motivado por la falta de información dada por Banesto. Por todo ello, la jueza ha desestimado la demanda del banco, obligándole a devolver las liquidaciones a la empresa.


Dirección letrada: Carmen Pita
Banco: Banesto, S.A.
Producto: Swap
Perfil: Sociedad Anónima
PDF: S_121121_BANESTO_JPI21_MADRID_SA_SIN.pdf