El Juzgado de Primera Instancia número 1 de Lleida ha condenado a Banco Santander por la comercialización de una permuta financiera de tipos de interés a una empresa inmobiliaria. La Juez ha considerado la existencia de error y vicio en el consentimiento por la falta de diligencia informativa hacia el cliente.

La entidad recomendó el producto ya que lo consideraba conveniente para la pyme debido al volumen económico que movían. El producto supuestamente se presentó como una cobertura gratuita que protegía ante la subida de los tipos. Los representantes legales de la empresa contaban con la educación básica, por lo que debían ser considerados como minoristas.

La entidad defiende que explicó con todo detalle el producto, incluida la existencia de costes de cancelación. Cuando se preguntó a la empleada que comercializó el producto sobre como calcular estos costes; no supo contestar. Dijo que la cantidad la calculaba otro departamento externo a la sucursal.

La sentencia destaca la relación cordial y de años que mantenía la empresa con la Entidad. El cliente firmó el contrato confiando plenamente en el Banco, pese a que no firmó el test de conveniencia.

Por último, se destaca el carácter oscuro del contrato, que usa expresiones poco claras;  aún menos para alguien ajeno al mundo financiero.  También considera que los Bancos deberían haber informado de la evolución histórica del Euribor, que nunca había subido más allá de las cifras por las que se intentaba asegurar en muchos casos el préstamo.


Dirección Letrada: María José Horcajada Bell-lloch
Perito: Alfredo Orive Peña
Banco: Banco Santander
Producto: Swap
Perfil: Pyme
PDF:S_120703_BANCOSANTANDER_JPI1_LLEIDA_PYME_SIN.pdf