El Juzgado de Primera Instancia número 10 de Palma de Mallorca ha condenado a Banca Privada, de Banco Popular, por la comercialización de unas preferentes del Royal Bank of Scotland.

El cliente, de edad avanzada, se dirigió a Banco Popular junto a otra persona con el objetivo de realizar una inversión con sus ahorros. Cuando les mostraron diversas opciones, el acompañante insistió en que quería mayor rentabilidad, por lo que el empleado de la Banca le supeditó a Banca Privada. Allí le mostraron las preferentes de Royal Bank of Scotland, por las cuales el cliente había mostrado interés.

Cuando el banco escocés declaró su incapacidad para pagar los intereses de sus acciones, el cliente demandó a la entidad alegando que les habían vendido un producto de alto riesgo financiero sin la adecuada información previa.

Pese a que por el patrimonio del afectado y su edad se puede intuir que lleva muchos años de relación con los bancos, no existen casos anteriores de inversión en su historial. Ante las declaraciones contrarias de demandante y demandada, el Juez ha remitido a la falta de pruebas sobre la adecuada explicación del producto, que se caracterizaba por una gran complejidad para alguien catalogado como minorista.

Por ello, el Juzgado ha estimado la anulación del contrato por las preferentes y la devolución de la inversión al afectado. Banco Popular no ha sido la única entidad que ha comercializado preferentes del RBS, recientemente publicábamos la condena a la CAM por colocar de manera engañosa preferententes a una pareja de jubilados.


Dirección Letrada: Carlos Hernández Guarch
Banco: Popular Banca Privada
Producto: Preferentes
Perfil: Particular
PDF:S_120927_BPOPULAR_BPRIVADA_JPI10_PALMA_MALLORCA_PREFERENTES_PART_SIN.pdf