Banesto ha sido de nuevo condenada por un juzgado asturiano, en esta ocasión, por el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Llanes.

De nuevo una sentencia de Marcelino Tamargo en la que se anulan los contratos de operaciones financieras pertenecientes de Banesto. La permuta financiera fue adquirida en 2006 y actualizada en 2007 por una pyme.

La entidad ofreció a la empresa el producto como un medio para “blindarse ante las fluctuaciones de los tipos de interés” de sus dos préstamos ICO. Más tarde, cuando se realizó la revisión, la empresa continuó pensando que se trataba de una cobertura. Durante el tiempo de contratación el producto estuvo realizando liquidaciones hasta que en 2009 reveló la dimensión y los riesgos que acarreaban las liquidaciones negativas.

Como en otros casos el afectado ha alegado una inadecuada exposición de información sobre el producto y una falta de transparencia, tal y como exige la normativa MiFid. Además, denuncia el oscurantismo de la clausula de coste de cancelación anticipada, difícilmente calculable por el cliente. Por ello solicita la nulidad por error y vicio en el consentimiento.

Tal y como declara el empleado encargado de la comercialización del producto, no recuerda haber explicado los posibles escenarios. Tampoco se explicó el coste de cancelación, el cálculo de las liquidaciones o la inexistente relación entre el swap y el préstamo.  Además, no se le entrego ningún folleto explicativo al cliente, exponiéndose toda la información de forma oral.

Por todas estas evidencias la juez ha obligado a la entidad a devolver el dinero resultante de las liquidaciones. Además de la anulación del contrato.


Dirección Letrada: Marcelino Tamargo Menéndez
Banco: Banesto
Producto: Swap
Perfil: PYME
PDF: S_120906_BANESTO_JPI1_LLANES_PYME_SIN.pdf