Las prácticas bancarias de La Caixa animaban a vender los swaps como una especie de seguro  ante un posible aumento de los tipos de interés. La entidad no ofreció a los clientes las simulaciones sobre las consecuencias de los diferentes escenarios.

La Caixa deberá devolver más de 5.000 euros a dos particulares por colocarles una permuta financiera. Para el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Pola de Siero (Asturias) el error de los clientes es “excusable y cumple con los requisitos legales para invalidar el contrato” de la permuta financiera.

La jueza considera que el producto se vende como un seguro  y se apoya en la declaración que hizo en el juicio la representante de La Caixa, quien afirmó que “el producto se puede ver como un seguro ante un posible aumento futuro”. Además, la magistrada tiene en cuenta las prácticas comerciales de la entidad financiera, en las que se dice que las permutas se vendan como seguros.

La falta de información ha sido determinante para declarar la nulidad del contrato y la devolución de las liquidaciones apercibidas por La Caixa. La empleada que ofreció el swap confirmó que no había realizados las diferentes simulaciones, así como tampoco fue capaz de indicar qué riesgos podían existir, ni las dudas que le plantearon los clientes. La jueza concluye que sus manifestaciones “no pueden sustituir a la necesaria prueba documental del conocimiento del cliente y de los riesgos”.

La Caixa alegó que la bajada de tipos de interés fue imprevisible, al igual que la crisis financiera sin precedentes que se desencadenó tras la quiebra de Lehman Brothers. Sin embargo, para la juez la entidad financiera tenía los instrumentos necesarios y la capacidad suficiente para alertar del riesgo de bajada de los tipos de interés, como así demostraron los informes y noticias presentadas por los clientes.


Dirección letrada: José Antonio Ballesteros Garrido
Banco: CaixaBanc S.A. (La Caixa)
Producto: Swap
Perfil: ParticularPDF: S_120522_LACAIXA_JPI4_SIERO_PART_SIN.pdf