Según CatalunyaCaixa la PYME no quiso que se le realizase el test de conveniencia. La jueza ve esto como algo completamente incompresible, pues  las entidades financieras están obligadas a ellos. Además, el director de la sucursal vendió la permuta financiera como un seguro, como así reconoció durante el juicio.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Vilafranca del Penedés (Barcelona) ha anulado una permuta financiera de CatalunyaCaixa colocada a una pequeña empresa. La entidad financiera vendió el swap como un seguro que protegía al cliente de las posibles subidas de los tipos de interés.

Así lo reconoció durante el juicio el representante de CatalunyaCaixa, quien a preguntas del abogado de la empresa afirmó que el producto vendido a la empresa era un seguro “que tenía por objetivo asegurar el tipo de interés de la hipoteca respecto del cual se contrata”. Para la jueza este tipo de productos no son ninguna especie de seguro, a pesar de que el banco intentó hacérselo ver así a la empresa ya que firmó ambos productos el mismo día. La jueza realiza una reflexión sobre la complejidad y dificultad que tienen las permutas financieras “a la hora de calificarlas”.

Tanto la empresa como la entidad financiera corroboraron que no se llevó a cabo los test de conveniencia. Sin embargo, el banco alegó que fue la empresa quien no quiso que se realizase, algo para la jueza completamente “incomprensible”, pues la entidad bancaria está obligada a realizar la valoración del cliente para su posterior calificación.

Por todo ello, la PYME firmó el contrato pensando que era un producto completamente diferente del que le vendía. Por lo que la jueza invalida los contratos por vicio en el consentimiento. El banco infringió la normativa de protección del inversor pues no le informó correctamente de las características y los riesgos del producto.


Dirección letrada: José Manuel Vázquez Barea
Banco: Catalunya Banc, S.A.
Producto: Swap
Perfil: PYME
PDF: S_120502_CAIXACAT_JPIeI1_VILAFRANCA_PENEDES_PYME_SIN.pdf