La Caixa ofreció una permuta financiera a una pareja que, según la entidad bancaria, “quería cubrirse de las subidas de tipos de interés”. Cuando se firmó el producto, los tipos estaban en claro descenso, algo que La Caixa ocultó a sus clientes. Son ya 7 las condenas de La Caixa por vender permutas financieras.

La Caixa ha sido condenada por el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Oviedo a devolver las cantidades recibidas por la venta de un swap a una pareja. Además, ha declarado la nulidad del contrato firmado entre ambas partes pues los clientes no recibieron la información debida para tener un conocimiento preciso de las características del producto y las obligaciones que asumían al firmar el contrato.

Fue la entidad bancaria la que ofreció la permuta financiera a los clientes, como confirmó la empleada de La Caixa. La jueza ha tenido en consideración que el banco no aportó en el juicio algún documento que demostrase que sí había informado y que fuese lo suficientemente claro para que los clientes entendiesen el producto que iban a contratar. Además, ha desestimado el manifiesto de la misma trabajadora en el que aseguraba que se habían realizado simulaciones en todos los escenarios posibles con los clientes, pero no fueron presentadas durante el juicio.

Para la magistrada, la información que aportan los bancos antes de la firma de los contratos no es suficiente para que los clientes sepan la naturaleza del producto. Además, este vacío de información “no puede ser subsanado por el contenido del contrato”, ya que en este caso la redacción y el clausulado “adolece de imprecisión sobre las condiciones y consecuencias que pueden generar en el cliente”. La sentencia continúa afirmando que el contrato firmado omite aspectos secundarios que son esenciales y que evitan que el cliente se forme una “verdadera voluntad contractual”.

Según la sentencia, la información sobre el riesgo se restringió a lo que contenían los anexos de cada contrato “algo insuficiente pues se reducen a ilustrar sobre lo obvio. Para la magistrada es no es admisible y “no pude ser que el cliente se limite a dar su consentimiento, a ciegas, y fiado por la buena fe del banco a unas condiciones que son puestas por la entidad y que no puede negociar”. Todo ello, lleva a la jueza a considerar que ha habido una notoria insuficiencia de información.

Tampoco proporcionó el banco la información que tenían sobre las fluctuaciones del Euribor. “Resulta poco creíble que una entidad bancaria, que además fija unilateralmente las condiciones del contrato, no disponga de información sobre las previsiones de fluctuación de los tipos en los meses venideros”, sentencia la jueza.

Concluye la sentencia que los bancos tiene el deber y la obligación de recabar la información necesaria sobre las características, conocimientos y experiencia de sus clientes para poder ofrecerles los productos y de facilitarles toda la información necesaria.


Dirección letrada: José Antonio Ballesteros Garrido

Banco: La Caixa (CaixaBank S.A.)

Producto: Swap

Perfil: Particular

PDF: S_120224_LACAIXA_JPI4_OVIEDO_PART_SIN