Los tribunales condenan por primera vez una permuta financiera de acciones del BBVA. El swap fue colocado a una PYME en León. Para los magistrados carece de rigor que el banco desconociese la evolución de sus propias cotizaciones.  Concluyen que el BBVA juega con la confianza de los clientes.

BBVA ha sido condenado por primera vez por la venta de permutas financieras de tipos de interés. La sección primera de la Audiencia Provincial de León ha sido quien ha dictaminado la anulación del contrato y la restitución de las liquidaciones percibidas entre el banco y una empresa dedicada a la comercialización de vehículos, revocando así la sentencia de primera instancia que libera al banco.

Los magistrados han decidido condenar a BBVA por dolo, ya que “la entidad de crédito no operó con la diligencia y la transparencia necesaria cuando ofreció el producto”. Además, el banco no indicó a la empresa los riesgos que estaba asumiendo con la contratación del swap de acciones. Durante el juicio, el BBVA alegó que desconocía la evolución de sus propias cotizaciones, presentando diversas informaciones de portales web; algo para los magistrados de la Audiencia que carece de rigor.

El producto vendido por BBVA se centraba en el valor de las acciones del propio banco. Si éstas subían o se mantenían, la empresa recibiría liquidaciones favorables; sin embargo, si baja el valor, que estaba en 18 euros, la empresa debía ser quien pagase a la entidad financiera. Para los magistrados, les resulta “contradictorio” que el banco se posicione a favor de la bajada de la cotización de sus acciones y “deje al cliente como defensor de la estabilidad o la subida de los valores. Los magistrados llegan a considerar que “BBVA juega con la confianza de los clientes de la propia entidad”, quienes piensan que las acciones del banco, por lo menos, se mantendrían estables en el valor de referencia.

Un producto complejo que lleva consigo un contrato de iguales características. Los magistrados consideran que para ellos “el contrato les puede parecer simple, después de haber realizado un análisis minucioso y detenido”, sin embargo entienden que el administrador de la empresa no tuvo el tiempo necesario para estudiar y comprender el alcance del contrato que iba a firmar. Además, los magistrados comprenden que la empresa no entienda cuando el banco le habla de “una permuta financiera con opción knock-out”; pero con una explicación racional “hace que su comprensión sea posible y que aclare realmente lo qué es el producto”.

BBVA realizó una labor de desinformación ya que, según la sentencia, solo aportó gráficos en los que se contemplaban subidas constantes. Por otra parte, los magistrados consideran que el BBVA no hizo todo lo posible para que el cliente comprendiese los riesgos de la operación, pues no los trabajadores de la entidad no explicaron la evolución de las acciones en un amplio periodo de tiempo.

Los magistrados concluyen que es un contrato especulativo que no está “dirigido al público en general y que en este caso, aún siendo una opción legítima, no se corresponde con la actividad comercial de la empresa y que además no había contratado anteriormente”.

Además, hemos añadido nuevos autos sobre las cláusulas de arbitraje del BBVA. Estos son:


Dirección letrada: Jorge Carro Hurtado

Banco: Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, S.A.

Producto: Permuta financiera de acciones

Perfil: PYME

PDF: S_120301_BBVA_AP1_LEON_REVOCA_110404_JPI3_LEON_SWAP_ACCIONES_DOLO_PYME.PDF