El Juzgado de Primera Instancia número 6 de Oviedo ha declarado nulo un contrato de permuta financiera que NovaCaixaGalicia vendió a un particular.

El swap en cuestión, fue vendido como «cobertura sobre la hipoteca» con la pretensión de cubrir los riesgos consecuentes de una subida de tipos de interés variable (el Euribor al tratarse de un préstamo hipotecario). El instrumento funcionaba de forma que el banco compensaba esa subida de intereses al particular. Lo que no se explicó con la misma claridad fue que de bajar los intereses, sería el cliente quien tendría que amortizar las liquidaciones negativas resultantes al banco.

En relación a la información que la entidad financiera debe transmitir a su cliente, la sentencia recuerda la normativa del Mercado de Valores: “la tutela de transparencia y el principio de lealtad son básicas para el buen funcionamiento de mercado de servicios bancarios”. Además el magistrado del caso  hace hincapié en el deber de los bancos de “cuidar tantos los intereses propios como los de su cliente realizando una buena gestión”.

Para el juez resulta fundamental tener en cuenta del tipo de cliente que firma los contratos de permuta financiera y hace hincapié en la necesaria información sobre la naturaleza y los riesgos reales del instrumento financiero del que se hable, y así asegurarse de que el cliente “pueda tomar decisiones sobre las inversiones con conocimiento de causa”.
Sin embargo, la sentencia condena al banco especialmente porque considera que el contrato vendido al afectado “obedece a un previo estudio de mercado” que ha tenido en cuenta las tendencias  y previsiones futuras del Euribor.

El juez asimismo alude al hecho de que no se haya aportado algún documento que acredite la información proporcionada al cliente en ninguno de los autos.
Y además, las propias declaraciones de la sucursal del banco admiten que “se habló del caso de la cancelación pero no se estableció la cantidad que se tendría que abonar”. La sentencia no admite que en el texto contractual no se estableciera también una exhaustiva e íntegra información sobre la cancelación del producto.

Y la Sección número 2 de la Audiencia Provincial de León ha confirmado la nulidad de otro contrato de permuta financiera que NovaCaixaGalicia le vendió a una pequeña empresa.
La nueva sentencia hace hincapié en que la pyme consiguió demostrar que el swap que se le ofreció como “un seguro” para protegerse de las subidas de tipo de interés era en realidad “un contrato aleatorio, una especie de apuesta con el banco sobre la tendencia de los tipos”.

También la sección número 1 de la Audiencia Provincial de Pontevedra ha corroborado lo dictado por el Juzgado de Primera Instancia número 1 de la misma ciudad gallega, confirmando así la nulidad de un contrato swap que una empresa familiar dedicada a la hostelería firmó con NovaCaixaGalicia.
La entidad financiera y crediticia deberá abonar 14.199 euros (la diferencia entre lo abonado por la demandante y lo percibido de la demandada) a la pequeña empresa.


Dirección Letrada: Jorge Álvarez de Linera Prado
Perito: No se aportó
Banco: NovaCaixaGalicia
Producto: Swap
Perfil: Particular
PDF: S_110206_CAIXAGAL_JPI6_OVIEDO_PART_SIN.pdf


OTRAS SENTENCIAS MENCIONADAS:

PDF: S_111223_CAIXAGAL_AP1_PONTEVEDRA_CONFIRMA_110602_JPI1_PONTEVEDRA_PYME.PDF
PDF: S_111214_CAIXAGAL_AP2_LEON_CONFIRMA_110610_JPIEI1_LABANEZA_PYME_SIN.pdf