El Juzgado de Primera Instancia número 1 de Illescas ha declarado nulo un contrato de permuta financiera que BBVA le vendió a una pyme, siendo ésta una asociación que tiene como fin proteger usuarios que se han visto afectados por actuaciones bancarias fraudulentas y abusivas.
Además, ha condenado a la entidad bancaria a devolver 3.934,02 euros como consecuencia de la nulidad del contrato.

La Asociación niega en rotundo que su representado firmara algún documento del contrato swap con BBVA. Asimismo se explica en el juicio que la información del supuesto contrato se obtuvo a través de una conversación telefónica, en la que el director de la sucursal le leyó los términos y condiciones al cliente.
Así pues, nos encontramos con un contrato que el banco define como “cobertura frente a la posible subida de los tipos de interés”, a lo que la magistrada del caso añade los adjetivos “complejo y aleatorio”. Además, la sentencia indica que BBVA incumplió la normativa de transparencia bancaria y  especialmente el deber de información.
La sentencia tiene en cuenta que el administrador de la pyme no tiene ningún tipo de formación y conocimiento sobre este tipo de productos y hace hincapié en que nadie le explicó las características y riesgos reales del contrato.

BBVA le vendió a esta empresa un contrato de carácter sobrio que finalmente resultó ser un producto financiero de alto riesgo, que con la bajada de tipos de interés perjudicaba seriamente al cliente y le supuso grandes pérdidas.

La actuación de la entidad financiera, que demostró una gran negligencia profesional, conllevó dice la sentencia “un consentimiento no informado y viciado”.

También en Madrid, el Juzgado de Primera Instancia número 39 ha declarado la nulidad de otro contrato swap que Banco Popular le vendió a un particular. Precisamente la asociación mencionada en el anterior caso representa y defiende a este particular que resulta ser un asociado suyo.

El director de la sucursal de Banco Popular le sugirió contratar el producto frente a la subida de tipos de interés y no le informó de las posibles consecuencias negativas.
El afectado por su parte, creyó contratar un seguro sin comprender que el producto que en realidad contrataba era de carácter especulativo, pues estaba sometido a los cambios que los tipos de interés pudieran sufrir. Y de hecho fue en la primera revisión del IRS, tras la caída de los tipos de interés, cuando el demandante registró una pérdida de 3.500 euros en favor de Banco Popular.

El magistrado cree que el consentimiento del particular no estaba formado puesto que la información que se le proporcionó fue insuficiente e inadecuada. El banco además, vulneró el principio de confianza que debe siempre presidir la relación con sus clientes.


Dirección Letrada: Zaballos Abogados
Banco: BBVA
Producto: Swap
Perfil: Pyme/Asociación
PDF: S_111209_BBVA_JPI1_ILLESCAS_PYME_S2_SIN.pdf


Dirección Letrada: Laura Barrios Rodríguez (Zaballos Abogados)
Banco: Banco Popular
Producto: Swap
Perfil: Particular
PDF: S_110901_POPULAR_JPI39_MADRID_PARTICULAR_SIN.pdf