El banco había firmado con una empresa una combinación de cap y swap, en el que la entidad financiera no pagaba ninguna prima a la empresa. También ha sido condenado por la venta de otro swap a un particular en Fuenlabrada. Con estas dos, ya suma 45 sentencias en su contra.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Motril (Granada), ha desestimado la demanda interpuesta por Banesto contra una PYME que le adeudaba 4.518€. Según la jueza, el banco había creado un contrato a su medida que cubría las necesidades de la entidad. Algo que desvirtúa la naturaleza y el objetivo de las permutas financieras que “es posibilitar a las empresas la mejora de su financiación evitando las pérdidas que puedan padecer como consecuencia de las variaciones de los tipos de interés”.

El contrato firmado entre la PYME y Banesto no era un swap, sino un combinado entre cap y swap en el que el banco asume el rol de comprador y el cliente de vendedor, por lo que en realidad, es la empresa la que está asegurando a Banesto frente a una posible bajada de los tipos de interés. La empresa únicamente se protegía en el caso de hubiese una subida entre 3,95% y el 4,30%, lo que supuso un mayor endeudamiento para la PYME.

Según la magistrada, el banco no ofreció a través de sus empleados la información suficiente, clara, precisa y correcta para que el cliente tuviese total conocimiento del producto que iba a contratar. Asimismo, la redacción del contrato tampoco permite conocer cuáles eran los riesgos reales ni el coste económico de la operación.

Banesto también ha sido condenado en Fuenlabrada (Madrid), por el Juzgado de Primera Instancia número 3 por la venta de una permuta financiera a unos particulares que debían al banco casi 20.000€. Según la jueza, el director de la sucursal convenció a los clientes para que firmasen “una especie de seguro que protegiese su hipoteca.  En la sentencia se recoge que los clientes contrataron este producto porque el director de la sucursal se lo pidió como favor para que cumpliese los objetivos marcados y, que posteriormente, el contrato sería anulado sin cargo alguno para los contratantes.

Para la magistrada, Banesto no ofreció la información necesaria a los clientes pues si supieran todo sobre el producto “sería muy poco atractivo para los clientes, porque se apostaría contra otra parte que conoce las tendencias del mercado”.

Las audiencias provinciales de Oviedo y Zaragoza también han rechazado los recursos de Banesto y han confirmado la anulación de dos swap vendidas a PYMES.


Dirección letrada: José Antonio Martín Estebané

Perito: No se aportó

Banco: Banesto, S.A.

Producto: Cap-Swap

Perfil: PYME

PDF: S_111031_BANESTO_JPIEI2_MOTRIL_PYME_SIN


Dirección letrada: Marcelino Tamargo Menéndez

Perito: No se aportó

Banco: Banesto, S.A.

Producto: Swap

Perfil: Particular

PDF: S_120109_BANESTO_JPI3_FUENLABRADA_PART_SIN