Bankinter ha sido condenada a devolver 38.877 euros a una pequeña empresa de construcción y 2.700 euros a un particular por la venta de Swaps. Los jueces coinciden en señalar que Bankinter incumplió el deber de información al hacer hincapié solamente en las ventajas del producto sin hacer referencia a las cuantiosas pérdidas que podía suponer para los contratantes. En Castilla y León los bancos acumulan más de 60 sentencias en su contra por la venta de Swaps.

La sentencia del  Juzgado de Primera Instancia número 6 de León recoge que los Swaps se ofertaron coincidiendo con una tendencia alcista de los tipos “puramente coyuntural” y amparándose en el temor que esa coyuntura producía en los clientes. En el caso de la constructora, el comercial de Bankinter aprovechó además la relación de amistad con el administrador de la empresa para venderle el Swap. Lo que supone un abuso de confianza y un incumplimiento del deber de información del banco.

El Juez del caso, sentencia que en el momento de la firma del Swap con la constructora a finales de 2007, Bankinter no puede “sostener que desconocía por completo cuál iba a ser la evolución de los tipos, toda vez que la crisis económica ya asomaba entonces en el horizonte, y en los Estados Unidos de América la tendencia a la baja ya se había iniciado en septiembre de 2007”. La entidad financiera infringió la legislación al actuar sin tener en cuenta las necesidades del cliente y ocultándole información relevante -como la previsión de bajada de los tipos de interés- a la que podía tener acceso.

El clausulado del contrato de Clip que firmó junto a su hipoteca una ciudadana leonesa, establecía, según el Juzgado de Primera Instancia número 7 de León, unas condiciones de cancelación del producto abusivas. Para la clienta, el coste de anulación del contrato ascendería a varios miles de euros. El banco, se reservó la posibilidad de cancelar el Swap sin coste alguno ante “determinadas circunstancias del mercado” por las que no “rente o beneficie mantener el contrato”. Si el Euribor hubiera aumentado, produciendo ello ganancias para la clienta, Bankinter podría haber cancelado el producto sin ningún tipo de coste. Las posibilidades de obtener beneficios del Swap por parte de la clienta eran, por tanto, nulas.

Aunque en la sentencia no se hace tal acusación, Bankinter podría haber falsificado el resultado del test de conveniencia de necesaria realización para la contratación de un Swap. En el contrato, según la sentencia, figura que la clienta había contratado más productos financieros de este tipo por lo que tenía experiencia en la materia; sin embargo el Juzgado ha comprobado que no es cierto que posea tales conocimientos y la clienta niega haberlo afirmado. La entidad financiera alega un error a la hora de rellenar el formulario. En cualquier caso, se demuestra que la clienta no tenía el conocimiento financiero necesario para la contratación de un Swap.

BANKINTER.- 29/07/2011. JPI 7, León (particular). Dirección letrada: Isabel Valbuena Cuervo. Valbuena y Cueto Abogados
BANKINTER.- 02/09/2011. JPI 6, León (pyme).
BANKINTER.- 30/09/2011. JPI 7, León (pyme). Dirección letrada: Jesús Ybarzabal Mesa