El Santander colocó 2 swaps a una pareja de jubilados

El mayor banco de España y uno de los más grandes de Europa, que ganó el pasado año 8.181 millones de euros, ha llevado a tribunales a una pareja de jubilados. El Juzgado de Primera Instancia nr. 2 de Barcelona declara nulos los 2 contratos de swaps firmados.

La pequeña empresa fue formada por un odontólogo y su mujer para gestionar su patrimonio. A la jubilación, el matrimonio decidió comprar 2 pisos para luego alquilarlos y poder tener una vejez más desahogada pues su pensión era de apenas 500€.

Para la financiación acudieron a su banco de confianza, el Santander, que les otorgó una hipoteca en 2005 a 3 años y otra en 2007 a 15 años. Es en este momento que el banco le ofrece la posibilidad de contratar un swap por el valor de ambas, 500.000€, con vigencia hasta el 2011. Posteriormente, el Santander le actualizó el producto que a la fecha le había dado liquidaciones positivas, alegando mejorarle las condiciones, y le amplió el nocional a 800.000€ cancelando el primer producto. Por si fuera poco, el directo le colocó un tercer swap con nocional de 500.000€ más. Es decir, el matrimonio pasó a tener un crédito de 500.000€ en 2 hipotecas y una supuesta cobertura por un nocional de 1.300.000€ en 2 swaps.

Tal y como se relata en los hechos de la sentencia, en el año 2008 falleció el marido, quedando su mujer como única socia de la pequeña empresa viéndose sumida en una situación de déficit económico derivado del hecho de que en el 2009 tuvo que pagar más de 25.000€ y el coste de cancelación de los derivados ascendía más de 80.000€.

El Santander defendió en el juicio que los contratos (CMOF) eran claros y no podían inducir a error. Lo cierto es que la persona de la entidad que colocó los productos y acudió de testigo, “a la vista que tuvo los contratos y los leyó, tampoco supo cómo interpretarlos en muchos de sus puntos. Y eso que dicha persona, especialista en economía o cuanto menos dedicada profesionalmente al sector bancario y financiero, fue la que debía informar a la Sra. — del contenido y efectos de tales convenios.

La magistrada estima íntegramente la demanda condenando en costas, declarando la nulidad de los contratos suscritos y obligando al Santander a devolver las liquidaciones practicadas con los intereses legales correspondientes.

Llevamos más de 2 años en la defensa de los afectados por permutas financieras, más de un año leyendo sentencias, este es sin duda uno de los casos más sangrantes que hemos conocido. Uno se pregunta dónde está la ética corporativa de este banco.
El Banco Santander ha cometido un error evidente con este matrimonio, esperamos sinceramente que recapacite y, al menos en este caso, no recurra la sentencia y permita que esta viuda pase sus últimos años de vida en paz.

Agradecemos enormemente al letrado Javier Delgado, del Bufete Castilla, que haya defendido este caso y nos haya aportado la sentencia.

→ SANTANDER.- 17/01/2011, JPI nr. 2 Barcelona (pyme)