El Banco Popular no tuvo ningún escrúpulo para colocarle un IRS a un matrimonio británico que firmó la hipoteca en presencia de un traductor. El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nr. 8 Arrecife (Lanzarote) ha decretado la nulidad del contrato por error en el consentimiento.

El matrimonio británico no se conformó cuando vio en enero de 2010 un cargo de  4951, 91€ en su cuenta bancaria. Reclamó a su asesor bancario mediante varios e-mails constatando además que la cancelación del producto le suponía 20.000€ adicionales. En ese momento decidió demandar consiguiendo la sentencia favorable que hoy colgamos.

El caso ha sido defendido por el letrado Mario Izquierdo Lawlor que amablemente nos ha facilitado esta sentencia.

→ B POPULAR, 07/12/2010, JPIeI 8 Arrecife (particular)