El Juzgado de Primera Instancia nr. 2 de Girona ha declarado la nulidad de un contrato de “permuta de tipos de interés fijo creciente convertible a variable” contratado por una pyme a principios de 2007.

La sentencia destaca la relación de confianza entre el cliente y el director de la sucursal, situación que hizo que el cliente firmase el contrato en el convencimiento de que era beneficioso para su empresa.

El caso ha sido defendido por Javier Soria Esteras del bufete Iuris Cat Advocats con sede en Girona al que le agradecemos enormemente su aportación.

→ B SABADELL.- 20/01/2011, JPI 2 Girona (pyme)