El juzgado de primera instancia nr. 6 de Gijón estimó la petición de cautelares por un particular afectado por un COLLAR contratado con el Banco Herrero (Sabadell). El Auto es novedoso pues se trata de las primeras medidas cautelares a favor de un particular afectado por este tipo de derivados financieros.

Es la segunda vez que el letrado David Mayo consigue unas medidas cautelares contra el Banco Herrero (Sabadell). La primera fue a favor de una pequeña PYME agrícola de Oviedo que ha demandado a  pidiendo la nulidad de los contratos de operaciones financieras (SWAP).

En esta ocasión, se trata de un cliente particular que ha demandado pidiendo la nulidad de un Collar. El juez ya adelanta que “el aparente incumplimiento  del deber de información permite alcanzar ese juicio provisional e indiciario favorable al fundamento de la pretensión de nulidad por error en la prestación del consentimiento deducida en el proceso y es suficiente para la adopción de la medida cautelar solicitada”.

El juez acuerda “la suspensión de la eficacia del contrato así como la cesación o suspensión provisional de las anotaciones que por descubierto o impago derivadas de dicho contrato pudieran constar o acceder a registros de morosidad o impagados (CIRBE, RAI, ASNEF o cualquier otro que pudiera operar al respecto).”

→ B. HERRERO (SABADELL).- 22/10/2010. JPI nr. 6 Gijón