El Banco de España queda muy mal parado en la Sentencia al considerar como hecho probado el absoluto cambio de criterio de la Institución.
Bankinter tendrá que devolver más de 50.000€ a la pyme afectada y asumir íntegramente el coste de cancelación calculado en más de 600.000€.

Un nuevo varapalo para Bankinter  ha tenido lugar en Madrid. El Juzgado de Primera Instancia nr. 91 de Madrid ha condenado de nuevo a la entidad por un caso de swaps. En la argumentación de la sentencia se repiten los observados en las anteriores: falta de información precontractual, comprobación del perfil del cliente, redacción confusa de los contratos, etc… No se admite tampoco que el cliente tuviera un perfil financiero suficiente para conocer el producto por el sólo hecho de dirigir una empresa con una facturación alta.

Llama la atención la referencia al criterio del Banco de España considerando probado que se ha producido “un cambio de criterio absoluto” tal y como anteriormente había manifestado la oficina del Defensor del Pueblo. La responsable del Servicio de Reclamaciones de ésta institución, Ma Luisa García Tallón, asistió al juicio en calidad de testigo. Según la jueza  las explicaciones que se ofrecieron en el acto del juicio fueron “confusas, alambicadas y ambiguas“. Y continúa explicando de manera contundente que “se ha venido a reconocer expresamente que el gran riesgo de estos productos es el desconocimiento en el momento de la suscripción del mismo del elevado coste que va a suponer su cancelación y pretender amparar esta falta absoluta de información con la explicación de que no son productos pensados para ser cancelados antes de tiempo, no es admisible pues obviamente desde el momento en que se contempla en el contrato la posibilidad de cancelación anticipada, sea usual o no acudir a esta forma de finalización del contrato, el cliente ha de conocer los riesgo que asumiría, aunque no se lo habitual y finalmente no lo haga, pero es una posibilidad que se le ofrece y resulta desorbitado e inadmisible que con la parca, confusa y absolutamente escasa redacción del clausulado del contrato y la estipulación sexta se pretenda repercutir por la entidad bancario un coste por anticipar la cancelación de los contratos por más de 600.000€ como es este caso“.

La magistrada Yolanda Urban considera que “ni en los tres contratos marco que suscribió la mercantil actora con Bankinter ni en las condiciones particulares se recoge una referencia concreta al conjunto de riesgos asumidos” por lo que declara la NULIDAD de los contratos firmados.

La dirección letrada de este caso a corrido a cargo de CSV Abogados con los que ASUAPEDEFIN ha tenido contacto desde hace meses y ha podido contribuir a su éxito aportando sentencias y resoluciones del Banco de España. Les felicitamos sinceramente pues se trataba del primer caso en Madrid, lo que va a animar a muchos madrileños a demandar.

Bankinter, en lugar de intentar llegar a un acuerdo con sus clientes, ha preferido aumentar progresivamente el gasto en asesoría jurídica conforme ha ido perdiendo juicios. En un primer momento, confiaba los casos a su representante legal en la zona, posteriormente, al conocido despacho Ramón y Cajal (como es el caso de esta sentencia) y en los últimos juicios están acudiendo abogados de la prestigiosa firma Uría Menéndez (considerado por Who´s Who Legal el mejor despacho de abogados en España por quinto año consecutivo). Desgraciadamente para Bankinter, este caso es tan claro, que ni el mejor despacho de abogados del país se lo va a solucionar.
Mejor sería moverse de esa posición numantina, dejar de pagar abogados y gastarse el dinero en sus clientes.

→ descargar Sentencia JPI nr. 91_MADRID