El Banco de España o Alicia a través del espejo.

En un informe remitido al Senado sobre las cláusulas suelo y las coberturas de tipos, el Banco de España vuelve a defender la solvencia de los bancos aún a costa de los consumidores bancarios.

El Regulador tira abajo la aplicación de Mifid / LMV en el caso de las coberturas en una interpretación más que dudosa de la directiva europea.

El estudio se basa en una encuesta realizada exclusivamente a las entidades financieras, sin especificar cuáles, y no se consultó a las asociaciones de consumidores y usuarios ni se tuvo en cuenta los cientos de reclamaciones recibidas por su servicio en los últimos meses.

El riesgo no es el swap o el suelo, el riesgo para el sistema financiero somos todos los españoles que estamos hipotecados a tipo variable. Los bancos, se tenían que asegurar y lo hicieron trasladando su riesgo a los hipotecados, en opinión del BdE, hicieron lo correcto.

El pasado 23 de septiembre el Senado aprobó una moción del PP en la que se instaba al Gobierno a la supresión de las cláusulas suelo de las hipotecas y se solicitaba un informe al Banco de España. Casi 8 meses después, el pasado 7 de mayo, se dió a conocer en el pleno de la cámara alta y en él no sólo se habla de las cláusulas suelo sino de las “coberturas de tipos” en tanto que acotan las variaciones de los tipos de interés.

Las conclusiones no pueden ser más desalentadoras para los consumidores bancarios: confirmamos con estupor, que el Banco de España no es órgano independiente sino un auténtico “padre” de los bancos que vela por su “estabilidad financiera” y quiere hacernos creer que lo hace por el bien de todos, incluyendo el de los consumidores bancarios.

El informe es extenso y no nos podemos detener en cada uno de los puntos tratados, intentaremos resumir cómo afecta a los cientos, si no que miles, de hipotecados que tenemos contratada una “cobertura de tipos” o “permuta de tipos de interés”.

1. Aplicación Mifid. Siguiendo con el comunicado conjunto de la CNMV y el Banco de España del pasado 20 de abril en el que se delimitan sus competencias, y por si nos quedaba alguna duda, se desentienden de la aplicación de la directiva europea Mifid. Para ello, nos explican que a este tipo de productos se les aplicaría la Ley 24/1988 del Mercado de Valores si se contratasen de manera aislada. Al estar el producto “vinculado” a los préstamos hipotecarios, no les es de aplicación y concluye de manera contundente que la normativa a considerar “sólo puede ser la aplicable a los productos bancarios, que exige a las entidades de crédito determinados requisitos en cuanto a la documentación a entregar al cliente, pero no impone a aquellas un deber específico de información sobre el riesgo asumido por el cliente al contratar uno de estos instrumentos de cobertura” (víd. pág. 16). Sólo estos 3 párrafos merecen por sí mismos una denuncia a la Comisión Europea. Los despachos Zunzunegui y Jausas ya lo han hecho, Asuapedefin se une a esta iniciativa y remitirá su denuncia en breve.

2. El estudio remitido se sustenta en una encuesta realizada a 49 entidades (no aclara cuáles) a las que le solicitan datos cuantitativos y cualitativos. Llaman poderosamente la atención 4 aspectos del estudio:

a. No se consultó a ninguna asociación de consumidores, ni a las específicas de consumidores bancarios (Ausbanc y Adicae) ni a las más genéricas que se han interesado por estos asuntos (OCU, Asgeco, etc…) y ello a pesar de que la moción tenía como objeto la protección de los consumidores. Tampoco se reflejan los cientos de reclamaciones recibidas por su servicio, ni las resoluciones emitidas por ellos mismo.
Es, por tanto, un informe de parte.

b. Cuando hablan de las coberturas comercializadas, siempre se refieren a Caps y permutas de tipos de interés en las que se recibe y se abona el 100% por encima o por debajo de la barrera establecida. Curiosamente, nunca se mencionan las llamadas coberturas imperfectas que según sus propias resoluciones no se ajustan a la Ley 36/2003 por no tener como resultado un tipo fijo. Estas, que como todos sabemos son las que mayoritariamente se han comercializado, no existen para el BdE.

Gráfico sobre el porcentaje de suelos en hipotecas

Gráfico 1

c. En los anexos ,sólo se ofrecen las cifras de las hipotecas que tienen cláusulas suelo, llegando a la conclusión de que se trata de apenas un 2-3%. Nada se dice del número de hipotecas que tienen “vinculado” un producto de cobertura. ¿Por qué? ¿Acaso son tantas que da miedo admitirlo?

d. En el gráfico 1 (víd. pág. 22) se admite sin ningún rubor que los suelos se comercializaron mayoritariamente en el 2007 y 2008. Es decir, cuando los tipos estaban altos y, dejémoslo claro, cuando las entidades financieras tenían previsiones a la baja.

3. La estabilidad financiera. El informe concluye que las cláusulas suelo y las coberturas de tipos no sólo no son abusivas, sino que resultan totalmente necesarias para mantener la estabilidad financiera. Por fin! ya llegamos al verdadero núcleo de la cuestión. “Las cláusulas descritas en este informe, que limitan la variabilidad de los tipos de interés y de la cuenta de resultados de las entidades, son positivas desde el punto de vista del coste medio para los clientes bancarios del crédito hipotecario a lo largo de la vida del contrato (sic), de la estabilidad del sistema financiero y de la accesibilidad a largo plazo de la población al mercado de la vivienda“.

Y por último, los hipotecados en España somos unos auténticos kamikazes a los que se nos tiene que “concienciar de los riesgos” que representa tener la hipoteca a tipo variable.  Es decir, que lo único de lo que somos realmente conscientes cuando contratamos un préstamo hipotecario, las fluctuaciones del Euribor hacia arriba y hacia abajo, y de lo que nunca nos hemos quejado, es una auténtica operación de riesgo para el Banco de España. Vamos! que el riesgo es nuestra temeraria decisión de hipotecarnos a variable, no el SWAP, ni la cláusula suelo, ni ningún otro tipo de medida que impida que nos beneficiemos de las bajadas y que la cuenta de resultados de los bancos se hundan! Acabáramos!!

Como Alicia a través del espejo, sólo el Banco de España tiene esta capacidad de invertir la realidad. Que nos detengan ya, por favor, que los hipotecados somos el verdadero riesgo para la solvencia del sistema financiero español!

P.D. Menos mal que los jueces van por otra vía y, de momento, no se han visto contaminados por estas increíbles interpretaciones del Banco de España en el país de las maravillas!

→ otro interesante artículo sobre este tema en el Blog del Consumerista.